Que ahora estoy medio despierta.

IMG_20170524_111312

Repelo con mi energía a todos los hombres. Llevo por montera un campo seco y unas ortigas erguidas en los ojos. Qué hambre. No tengo hijxs que me den la manita por la calle, pero haces bien en suponer que ese olor a mayo rotundo lo tengo entre las piernas cuando me pongo a parir. Y es que yo siempre estoy pariendo. Hoy he visto en el espejo una sonrisa que tenía entre los dientes el papel de la piel que estoy mudando. No sé cuánto tiempo me llevará cambiar los lorazepanes por besos, el llanto por besos, los monstruos por besos, pero quién sabe por qué las diosas te mandan la lluvia. Tú baila, igualmente. Tú baila, por si acaso. Tú baila. Tú baila. Tú baila. Que nos pille el coco bailando, ¿sabes? Pues sí, lo que te estaba contando, repelo con mi energía a todos los hombres. Les digo que si tienen la duda morada en sus lenguas, me dejen en paz. Que si hay que pagar un pasaje pa navegar por sus venas, me dejen en paz. Que si no sienten los tambores acercándose ni son capaces de lamer mi coño en luna llena, me dejen en paz. Así, tal cual, en paz. “Que yo aquí sigo en mi trinchera, corazón, tirando piedras”, hasta que la muñeca me diga basta, hasta que el horizonte se abra de par en par y dejen de rebotarme en el aura, hasta que se corten todos esos hilos negros que no me dejan verme bien. Verme exacta. Qué fuerte me está poniendo la tormenta. ¿Te digo una cosa? A mí me gustan los piratas, no sé si lo sabías. Sí, sí, me gusta apoyar mi enorme culo en el filo de una argolla y balancearme hasta gastar mis sueños. Hasta inventarme otros. Me gustan, no sé, los pelitos que les caen a los hombres por la nuca, así, desordenados y sedientos. Me gustan. Me gustan los hippies, los punkis, los rojos, los anarcas, los artistas, los absurdos, los jodidos, pero contentos. Aunque mi energía detenga hoy a diez mil caballos borrachos, te sigo echando de menos, me sigo durmiendo sola, y me está creciendo el pelo a manojitos de claveles. Ya ves. Todo esto lo escribo para poder levantarme de la cama y comerme el sol del medio día, cariño. Y que si no piensas colorear de añil las horas, que si no vas a pedirme amor como un valiente, que si no estás dispuesto a comprender que no estoy loca, pero sí viva, entonces… déjame en paz. Que yo solita encalo mi mundo, pago mis multas, sobrevivo a los nervios, pelo patatas, lloro a mis muertos, me abro de patas y amo mi cuerpo, paro el antídoto y toso el veneno. Como ves, queda mucho por hacer todavía en esta selva.

Me marcho casi salvaje, mi amor,
superlativa, mi amor,
y tan jodida, mi amor,

que ya no estoy medio dormida,
que ahora estoy medio despierta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s