Llevo veintisiete años poniéndome de colores.

IMG_20170730_122310.jpg

Llevo veintisiete años poniéndome de colores. Los vestidos. Las plumas. Las riñoneras. Las uñas. Las paredes. Los labios. El coño. No sé. Llevo veintisiete años teniendo al gris en las ramas del árbol. En la casa. La cama. El estómago. Conociendo al negro. Al oscuro. Tengo en la sangre una gama sombría no elegida. Y a mi todo eso me aburre. Y me asusta. Por eso llevo veintisiete años poniéndome de colores. Porque ahora elijo yo misma la paleta que me disfrace, que me edulcore, que me mimetice con el resto de luces que se escapan en el asfalto. Ya no lo elije mamá, ni la vecina, ni la tele, ni Rajoy, ni Alaska, ni los concesionarios. Ahora me elijo yo todo el rato. Estaría guay contaros que me visto de colores para no woman no cry, pero eso lo hago desnuda. Me visto de colores por la esperanza, que no es verde, como nos contaron. Es ojo de niña. Mar. Viento. La esperanza es soñar con una palmera flotante y un libro que no te haga daño. Y a lo mejor todo es mentira. O quizás es esto un cuento. Veintisiete años intentando inventarme, llevo, pienso, creo, deseo.

Y solo un verso me restaca. Y ese es blanco. Y ese es nuestro.

Anuncios

Un pensamiento en “Llevo veintisiete años poniéndome de colores.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s