Me follo al independentista. Me cuento veinte.

Bailando con Pablito quitao..jpg

Reeditado después de un mes: le puse al niño la banderita en la cara para que su intimidad no se viera invadida. Quien haya tenido la suerte de verlo, se quedará con la certeza de que era guapo entre los guapos. ¡Bon voyage! 🙂

___________

Me follo al independentista. Me cuento veinte. Estoy demasiado cansada como para correrme, en serio. Pero el búho que tiene tatuado justo encima de la polla me mira con cara de suerte. Sigo. Yo nunca había quedado con alguien en mallas para terminar bebiendo vino blanco y luego romper la copa y hablar mucho de política. Mi familia tiene una gran historia militante, me dice. Mi padre lleva más de cuarenta años detrás de la barra de un bar y tiene un palo por si vienen los niñatos, pienso. Hace frío en Barcelona y él lleva un gorro gris que se que voy a ponerme mañana. Habrá un mañana. Lo proyecto. No sé quién es este tío, pero por fin alguien que me da para un texto. Desde que acepto el miedo que me da no tener el control de las cosas, la vida viene a presentarme a gente interesante. Hace más de media hora que estoy perdida, sin palabras, niña chica. Lo inesperado me está engullendo entera y me estoy dejando hacer a la forma del libre albedrío. Este tío me echa la pata, pienso. Es tan chulito y decidido como yo. Quiero desayunar en La Toscana, le digo. Mi pueblo se parece bastante a La Toscana, me dice. Mi familia parece siciliana, sigue. Nos reunimos todos a comer en medio de la naturaleza con una mesa enorme, como si fuéramos italianos, termina. Y yo, imagino entonces que me invita a comer todos los días de mi vida alrededor de una mesa llena de aguacates y pan tumaca y que la gente se ríe y el aire huele a uva recién cortada. Estoy demasiado cansada como para correrme, en serio. Quise decirle en algún momento que la fuerza me sale a través de un buen quejío, que huelo a hierbabuena cuando se acuestan los grillos y que soy capaz de parir aquí mismo, abriendo la boca, a tres niños, pero no tuve tiempo de todo. Tienes que venir a Andalucía, le suelto. Si me invitas, voy – sentencia. Y entonces, el error de las mujeres que aman demasiado, a chorros, a bocanadas de aire y fuego y tierra y tiemblan, y mi mente decide sobrevolarlo por la península y aterrizarlo suave en Sevilla y recogerlo con una pancarta en el aeropuerto y mostrarle la ciudad como quien señala algo frágil en un sueño recién nacido. Y fantaseo, de nuevo fantaseo, y nos vemos comiendo pescaíto frito en San Fernando y paseando por la Alhambra y corriendo pal concierto de Juanito Makandé, que siempre llegamos tarde, y siendo salvada en todas las carreteras con el tope de sus manos porque yo soy de esas personas que siguen al viento y no miran las luces. Qué daño nos han hecho las películas americanas. Lo mejor es que esto es cierto, lo de la feria andaluza y el amor por todos lados. Y amar nunca será un error. Me lo apunto pa la próxima. Quiero que te corras en mi boca y me chorrées entero – pide – … es que me pones súper cerdo – balbucea. Estoy demasiado cansada como para correrme, en serio. Sin embargo, voy a darle esto que tengo con los ojitos cerrados, toma la caja de Pandora que vibra entre mis tetas y ahora ayúdame a escupir las palabras que se me quedan atrancadas en la garganta, mi amor. El búho me sigue mirando. Besas como me gusta que me besen. ¿Por qué me persiguen los independentistas que están enamorados de Cuba y son educadores sociales? Es que me pasa todo el rato. Y claro, termino comiéndomelos a todos enteros. Los engullo. Desde que soy casi salvaje y me dejo en paz, la promiscuidad me brota por naturaleza. Ctrl + Alt + Supr para el candado de mi coño. Esta calle no está lo suficientemente preparada para aguantar el peso de todas las marcianadas que se me pasan por la cabeza y quiero decirte, muchacho, muchachito. ¿En serio acabas de esconder la cama en la pared y en su lugar has colocado la impresora? ¿En serio me estás contando que el mismo lugar en el que hemos echado un polvo ahora es una oficina donde suena el ruidito del escáner y hay sillas de plástico del bueno alrededor de una mesa? El espacio cambia en un minuto. La vida cambia en un minuto. Me temo que todo esto es igual. Esta mañana te he contado que has salido en mis sueños, en la primera parte teníamos un conflicto que se resolvía al final, como me pasa con todo, solo que entre sueño y sueño me he despertado embarazada de este texto. Voy a ponerle de nombre “en realidad se que no vas a ir a Andalucía a comerme el coño, ni a verme, ni a tomarte una cerveza conmigo frente al Guadalquivir, pero estoy bastante contenta de haberte conocido, gracias”, pero lo camuflaré con un título más molón, más mi onda, más mi estilo: “Me follo al independentista. Me cuento veinte”, ¿o no?.

Ya está. Molt ben. Meto el tanga en la riñonera. Prefiero que estas mallas se peguen a la carne aún caliente. Te mueves demasiado cuando duermes, ¿lo sabías? – Sí – me respondes – Mi gata ya no quiere dormir conmigo. Desayuno lentamente las tostadas mientras te enseño quién soy a través del móvil. Como si un móvil pudiera decir algo más que mis ojos. Nos despedimos. Me dirijo hacia el Mercat de Sant Antoni. Suena Calle 13 en mi cerebro. Acabo de cruzar Las Ramblas. Recuerdo, entonces, que hace poco murieron personas en las mismas aceras en las que hoy celebro la vida. El espacio cambia en un minuto. Todo cambia en un minuto. Me temo que todo esto es igual. Estaba demasiado cansada como para correrme, en serio, así que al final el búho se quedó seco. Me lo apunto pa la próxima.

Voy a escribir un texto sobre esto, le digo, y además, vamos a hacernos una foto para subirla junto al texto, resuelvo. Voy a empezar poniendo: “Me follo al independentista”. ¿Te parece bien todo? – pregunto, dentro de mi arquetipo sinvergüenza, y me quedo esperando una carcajada y un estásflipandoaminomehagaseso.

Perfecto – contestas.

Y es por eso que estás leyendo esto, queridx lector/a. Bueno, y porque de haberme corrido, todo esta historia se hubiese hecho agua. En su boca, claro, pero agua.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s