Igual sí, eh.

IMG_20180214_181450.jpg

Igual me falta autoestima, por eso me vendo al primer postor que me ofrezca un rayito de sol entre las sábanas. Igual sí, igual no soy capaz de verme ni de reconocerme y es por eso que necesito que lxs demás lo hagan por mí. Que me digan, que me valoren, que me presten atención, que me quieran. Igual no tengo nada de esto alojado en mi interior y la integridad se marchó de vacaciones y dejó la casa al cuidado de la integración. Igual reboso ego. Igual sí, eh. Igual el ego corona mis rizos bastantes veces por el miedo que siento a no ser requerida, necesitada, imprescindible. Y me abro el pecho entregando todas mis bulerías al primer minuto, es cierto, y ocurre porque igual no me siento digna de cariño, de tiempo, de bondad, y enseño todas mis cartas rápidamente hoy, ya, ahora mismo, para que te enamores de mí, para que quieras tomarte un café conmigo, para que me pienses e imagines cómo podría ser lo de besarme, para que me hagas un hueco en tu vida, claro, porque igual jamás me he sentido merecedora de ningún hueco, de ningún lugar, de recodos ni espacios. Igual jamás me he dado mi lugar. ¿Dónde está mi casa?, ¿quién es esa que me mira en el espejo? Igual estoy atrayendo todo el rato las situaciones y las personas que me hagan confirmar que no basto, que no llego, que no es suficiente con lo que soy en esencia, así que igual por esto necesito hacer el pino, gritar muy alto o pintarme la frente para que por fin ocurra el milagro de ser reconocida por el mundo, de ser aceptada, de ser amada por los otros. Igual llevo toda la vida viviendo con los ojos empañados y la imagen que tengo de mí es difusa, distorsionada y basada en falsas y tóxicas creencias. Igual necesito calma. Igual necesito aceptación. Igual necesito orden. Igual necesito dejarme en paz. Dejar de hacer. Dejar de necesitar. Igual necesito dejar de tener una lista de amantes en los que proyecto lo superficial y lo efímero, e igual sería más coherente rodearme de quien me ame así, tal cual, tan introspectiva, contradictoria y emocional, tan herida, tan mentirosa y tan vulnerable. Igual necesito soltar el dolor de esta herida, dejar que fluya en forma de río y encontrarme en el mar conmigo, ancha y profunda, creativa y salada. Igual no soy perfecta ni diferente. Igual soy una más, una cualquiera a la que le ha llegado el momento de quererse a sí misma.

Igual voy a empezar quitándome las máscaras para verme,
para veros.

Igual voy a tomar la decisión de no revolcarme en el fango de la cobardía, del victimismo, de la huída, tras las tormentas.

Igual voy a empezar a hacerme responsable de la vida en la que quiero vivirme y a dejar de señalar al resto.

Igual sí, eh,
igual va siendo hora
de eliminar el ruido

y de escuchar al corazón.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s