Donde antes estabas tú.

IMG_20180420_032113.jpg

Hoy he pasado varias veces por delante de los dos hogares que tuvimos en este centro de la costa. La ventana por la que se veía toda la ciudad de nuestra habitación estaba abierta. Seguramente nadie comía pizzas a 3’50€ encima de la cama. La otra casa estaba cerrada. Medio abandonada tras nuestra marcha, estoy segura. Y justo ahora, mientras escribo, tengo delante el castillo que descubrió tu abuelo con su excavadora, que ya es patrimonio y leyenda, fondo de las fotografías de medio mundo. También me he mojado hoy la nuca en la playa de los hippies y me han preguntado las olas que dónde he estado este año. Les he dicho que en la gloria y el infierno, caminando, ¿no? Caminando. Me han echado de menos todas las tardes, decían, en la despedida de los soles, cuando la luna asomaba tranquila y me bañaba el culo desnudo y moreno. Nos han echado de menos cuando llegábamos cantando en moto, mojados de sal e ideas, que es lo único que reconozco que nos sobraba cuando nos faltaba el fuego, y también la arena. Me he llevado a los labios, bien valiente, dos vasos del vino durse pajarete que me enseñaste y que me encanta, y mira, no, esta vez no escuché el repiqueteo de tus nudillos golpeando bulerías en la barra de la taberna. No había carnavales derramándose en los vasos ni las mesas. No estabas tú, riéndote medio travieso por mi expresión de inconformista de la vida. He sido capaz de caminar sin mirar el mapa por esta ciudad que fue mi casa por ser tu casa. Y he sabido, a ciencia cierta, a ciencia exacta, que ya jamás reclamarás a la bruja de la cama, la Morgana en la cocina, la Noelia de lo fácil, a la niña saltarina. No permitirás más filosofía introspectiva sobre tu espalda, ni tanto hablarte de hembras, ni tanta pasión desbocada. Ahora ninguno nos somos. Ahora ninguno se nada. Y qué bien, te lo prometo, qué de amor cuando se acaba y todo comienza en el baile de la herida cicatrizada. Qué ancha me siento el alma, qué tranquila, qué feliz, que donde antes estabas tú,

ahora,
mi amor,
me veo a mí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s