Tengo cara de haber estao llorando todo el día.

IMG_20180710_222521.jpg

Tengo cara de haber estao llorando todo el día. Quiero volver a irme, pero esta vez para huir de mí misma. Dice mi madre que no lo haga, que acepte el reto de ser quien soy, la valiente, la quebradiza. Es de noche y es mentira. Caminar a la luz de las farolas me camela el alma, me la pega una mijita con desafí de luciérnagas. Es que se me había roto esta mañana, tras el estruendo de cristales que hacen las puertas que se cierran. Aquí no entras más, apasionada de los cojones. Aquí no cabes ya, intensita de mierda. Hay que aprender a sonreír rodeada de monstruos, empapada de sangre vieja, de fantasmas de cien ojos. Menos mal que no creo en las escuelas, ni en las competiciones, ni en todas esas chifladuras, si no, andaría con el premio metido tol día en el culo pa daros por saco. Pa daros envidia. Menos mal que no me olvido de las flores y paso de la palmadita. El mundo lo intenta conmigo, en serio. Se pone blandito terciopelo, me dibuja un paisaje en cada ventana, me invita a almorzar a lugares veganos. Soy yo la que no acierta. Ni con la talla de los pantalones, ni con la imagen del espejo, ni con los audios del whatsapp. Soy yo la que no acierta. Y me pongo echa una victimita y es pa rebolearme y embarcame en lo alto del Alamillo. Ya. Los volcanes están ahora demasiado lejos de mi circunferencia y yo no sé a qué sabe la lava estando tan seca. Aquí. La lejanía, qué prima hermana, jugando a que todo era plastilina y sal en las rocas y musgo claro en la sesera. Pero la realidad es esto. Es este banquito de metal delante de un descampao, es este pelo frito extraño que hoy no me huele a uva cortada, a hembra en luna nueva. La realidad es esta, mujer sabia, es el llanto que cierra la novela inventada, el embrujo acabado, es una eterna noche de verano, la vida, con sus fandangos… con sus bulerías… ¿y de dónde viene este dolor tan claro? ¡Si ahora he vuelto! ¡Si no es de día! Quién sabe. El azul añil dejó de colorear las horas cuando cedí el poder de mi brocha gorda a la incertidumbre. Pienso arrebatársela. Pienso enseñar a mis hijas, a través de nanas suaves, cómo se aprende a sostenerse a una misma, a darse mimos, a respetarse, y sobre todo, a perdonarse, incluso borracha en la feria, incluso carente de arte. Mi secreto está en la lengua. Y eso lo sabéis muchos, eh, amigos. El pago que hago en el umbral para estar alineada, es el de sentir como bomba nuclear con los astros fusionada. Ahora vivo en una casa que no es mía. Miro al perro y le digo Plutón sin darme cuenta. Urano, a veces. Y el perro se llama Fénix. Fíjate tú. Renacer no se me antoja todavía. No me lo creo. Pero lo soy mil veces. La renacida. No todo depende de los ojos con que se miran, ¿sabes? También depende de la luna, de las diosas y del clima.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s